Lectura adicional (en inglés)
Caso de estudio:
Prisioneros de Guerra Soviéticos, 1941-42


Prisioneros de guerra soviéticos son arrastrados 'a la zaga', donde millones murieron.Resumen

En apenas ocho meses de 1941-42, la invasión de la armada germana mató un estimado de 2.8 millones de Prisioneros de Guerra Soviéticos por medio de la inanición, la exposición y ejecución sumarias. Este generocidio poco-sabido compite con el genocidio en Ruanda como el más concentrado asesinato masivo que ningún otro en la historia de la humanidad.

Los antecedentes

Las fuerzas nazis invadieron la Rusia Soviética el 22 de Junio de 1941, en la más grande operación militar que el mundo jamás hubo visto. La "Operación Barbarossa" de Hitler tenía como finalidad derrocar el régimen Comunista de José Stalin (véase el caso de estudio de Las Purgas de Stalin) e imponer un sistema brutal de esclavitud y explotación colonial de las masas Soviéticas. La armada soviética había sido diezmada por las purgas de la preguerra de sus soldados rasos y ellos se derrumbaron frente al asalto de los Nazis. En los primeros meses de la guerra, los Nazis encerraron tropas reclutas soviéticas en series de enormes encierros alrededor de Minsk, Smolensk, Bryansk y Kiev. A ese tiempo el invierno brutal de Rusia descendió, millones de PDG soviéticos murieron en cautiverio, encerrados detrás del alambre de púas sin protección de los elementos, siendo ejecutados en masa por la Armada Alemana (Wehrmacht), o siendo transportados a Alemania para la exterminación por cientos de miles.

R.J. Rummel escribe que los prisioneros-de-guerra (PDG) a través de la historia han recibido un "tratamiento particularmente letal ... Si sus vidas fueran perdonadas serían mandados frecuentemente a trabajar como esclavos en las minas, en la galera de los barcos, en pantanos, u otras labores que los mataran rápidamente. Los Mongoles usaban a sus prisioneros como soldados rasos en primera fila cuando atacaban ciudades y pueblos fortificados, y los forzaban a llenar los fosos o preparar las catapultas cerca de los muros más peligrosos. Si no los convertían en esclavos, los prisioneros de guerra eran con frecuencia simplemente asesinados, capturadas las guarniciones y masacrados." (Rummel, Death by Government, p. 67.) Los jóvenes Soviéticos que cayeron en manos germanas durante esos terribles años podrían esperar un trato aún más bárbaro que el de estándar histórico. Como eslavos, eran considerados Untermenschen -- subhumanos -- por los alemanes. En cuanto a las fuerzas Nazis tocan, las leyes de guerra no se aplicaron.

Divagando, no debería asumirse que la designación de "PDG" se refiere a los hombres que habían realmente estado en el servicio militar. La política Nazi en las áreas ocupadas era muy explícita: "Hombres entre la edad de 15 a 65 años debieran ser tratados como PDG ... [y] llevados a los campos de PDG." La 18va. División Panzer estudiada por Omer Bartov tenía "ordenes de arrestar a todos los hombres en edad militar y mandarlos a la retaguardia" (Bartov, The Eastern Front, p. 110). Éste rápidamente se volvió un eufemismo para el asesinato masivo por ejecución, inanición y exposición. Aún aquellos alistados dentro de un servicio militar formal tuvieron poca oportunidad de ver una batalla: como se apuntó, la mayoría de los prisioneros en estas primeras fases de la Operación Barbosa se rindieron en masa después de ser reunidos en enormes encierros.

El generocidio

"El testimonio es elocuente y prolífico en el abandono de enteras divisiones bajo el cielo abierto," escribe Alexander Dallin del destino de estos PDG Soviéticos. "Epidemias y enfermedades epidémicas diezmaron los campos. Palizas y abusos por los guardias eran comunes. Millones pasaron semanas sin comida ni asilo. Carretadas de prisioneros llegaban muertos a su destino. Cifras de bajas varían considerablemente, pero casi ninguna parte llega a menos del 30 por ciento en el invierno de 1941-42, y en algunas instancias fueron tan altas como el 95 por ciento" (Dallin, German Rule in Russia, 1941-45: A Study of Occupation Policies, Second Edition, pp. 414-15.)

Varios de los hombres Soviéticos capturados fueron forzados a caminar "cientos de kilómetros" hacia los lugares designados para su detención. El Coronel Erwin Lahousen, un oficial Alemán de la inteligencia extranjera, escribió en Octubre de 1941 que "Las columnas de prisioneros de guerra Rusos que seguían caminando en las sendas dan la idiota impresión de parecer un rebaño de animales. El guardia detalla ... pueden mantener sólo algún semblante de orden ... pero usando la fuerza física. Debido al esfuerzo físico de las marchas, la escasa dieta y las pobres condiciones en los cuartos de los campos individuales, los prisioneros de guerra frecuentemente quiebran su resistencia, son después cargados por sus compañeros soldados [Véase la foto al principio de este documento] o son dejados tendidos en el suelo. La 6ta. Armada ha dado órdenes que todos aquellos prisioneros de guerra que quebraran su resistencia deberían ser ejecutados. Desafortunadamente esto es hecho en el camino, aún en los pueblos ..." (Citado en El Instituto para la Investigación Social de Hamburgo, The German Army and Genocide: Crimes Against War Prisoners, Jews, and Other Civilians, 1939 - 1944, pp. 100, 142.)

Las condiciones en las prisiones de los campos eran así mismo similarmente atroces. "No había cuarteles o alojamiento permanentes. Los campos eran simplemente áreas abiertas separadas con cercas de alambre de púas. Los prisioneros tenían que quedarse bajo el sol, en el lodo, y en el otoño -- con temperaturas tan bajas como 30 grados centígrados bajo cero -- había la posibilidad de congelarse y morir." (The German Army and Genocide, p. 142.) Un oficial de tanque Húngaro que visitó un encierro lo describió como sigue: "Detrás del alambrado había decenas de miles de prisioneros Rusos. Muchos estaban en el punto de expirar. Pocos podían sostenerse en pie. Sus caras estaban disecadas totalmente y sus ojos hundidos profundamente dentro de sus cuencas. Cientos estaban muriendo cada día y aquellos que todavía tenían alguna resistencia los arrojaban a una gran fosa. (Werth, Russia At War, pp. 635-36). El canibalismo era dominante y deliberado, de acuerdo con Dallin: "La policía germana hubo causado o por lo menos hubo tolerado, la degradación de los prisioneros -- y después exhibido a su propia gente como algo que debe ser denigrante, como algo típico de un sub-humano que nunca podrá ser como un hombre de Occidente" (Dallin, German Rule in Russia, p. 415).

La muerte masiva por inanición fue anticipada por los planeadores militares nazis. "Diariamente las raciones proporcionaban sólo un cuarto de lo que una persona normal necesita para sobrevivir. Estas escasas raciones fueron el resultado de la decisión tomada antes de la campaña, por ejemplo, proveer comida para el Wehrmacht y para Alemania tenía la más alta prioridad. 'Como resultado, millones de personas serán seguramente hambreadas,' fue la conclusión concisa formulada en la conferencia de los Secretarios de Estado de Alemania en Berlín en Mayo de 1941." (The German Army and Genocide, p. 142.)

Prisionero de Guerra Soviético asesinado en experimentos
"médicos" Nazis, probablemente en Auschwitz-Birkenau.

Prisionero de Guerra Soviético asesinado en experimentos A pesar del eventual cambio de una completa extinción a una labor de esclavos, que también barrieron con cientos de miles de mujeres Soviética, "el maltrato continuó ... hasta el final," con "momentos de crueles atrocidades ... aún reportadas a finales del invierno de 1944-5" (Bartov, The Eastern Front, p. 110.) "Varios [prisioneros] fueron disparados," escribe Alexander Werth, "muchos murieron en campos de concentración durante las últimas etapas de la guerra, ... [y] algunos otros fueron aún usados para viviseccionarlos y otros experimentos 'científicos'" (Russia At War, p. 635).

¿Quién fue responsable?

Líder Nazi Heinrich Himmler inspeccionando un campo
de PDG Soviético en el frente este.

Líder Nazi Heinrich Himmler inspeccionando un campo de PDG Soviético en el frente este.El asesinato masivo de los PDG Soviéticos fue una expresión directa de "el concepto ideológico del régimen Nazi, el cual físicamente se esforzó en eliminar el 'Bolshevik Untermenschen'" (Bartov, The Eastern Front, p. 107). Así pues, son los líderes del régimen Nazi, sobre todo Adolfo Hitler, quien tiene la mayor responsabilidad por imponer su racista y genocida visión en el pueblo Soviético, los Judíos y muchos otros. "Aunque claramente, consiente del sufrimiento de los prisioneros," escribe Alexander Dallin, "las autoridades Nazis adoptaron una posición de justa indignación acerca del comportamiento de los sufrientes." El líder Nazi, Hermann Goering, bromeaba acerca del canibalismo en los campos, diciéndole a un diplomático que "en los campos de los prisioneros de guerra Soviéticos, después de haberse comido todo lo que era posible, incluyendo las suelas de sus botas, ellos han empezado a comerse unos a otros, y lo que es aún más serio, se han comido también a un guardia Alemán" (Dallin, German Rule in Russia, p. 415).

Pero ningún hombre o pequeño grupo puede cometer genocidio por sí solo. La decisión de ignorar las leyes que gobernaban el tratamiento de los prisioneros-de-guerra fue hecha también por decenas de miles de oficiales Alemanes. "Excepto por algunos generales de Nuremberg [los juicios de los crímenes de guerra] trataron de argumentar que era difícil, de repente, tener que alimentar a tantos PDG, no hay nada que decir que la armada hizo algo para oponerse a la política de exterminio de los prisioneros de guerra Ruso, por lo menos durante los primeros doce o dieciocho meses de la guerra. Más que eso: algunos de estos 'caballerosos' oficiales Alemanes fueron conscientes de la inanición de los prisioneros de guerra Rusos" (Werth, Russia At War, p. 637).

Las acciones genocidas en contra de la población Soviética y en contra de los Judíos Soviéticos en particular, fueron llevados a la práctica por cientos de miles de "Alemanes ordinarios" mandados a pelear en el Frente Este y a implementar las políticas de ocupación Nazi. En el libro Hitler's Willing Executioners de Daniel Goldhagen, se ha hecho mucho por revivir el debate acerca del rol de la gente "ordinaria" por imponer las atrocidades genocidas. En la investigación Explaining Hitler de Ron Rosenbaum, están las diferentes interpretaciones del gobierno Nazi y de la maldad personal de Hitler e incluye un capítulo del trabajo de Goldhagen. (Véase "Lectura adicional").

¿Cuántos murieron?

Debido a que el grupo objetivo consistía en su mayor parte de soldados en una armada moderna de plazo burocrático, el generocidio en contra de los prisioneros-de-guerra Soviéticos, es uno de los mejores documentados de estos estudios de caso. Daniel Goldhagen, en Hitler's Willing Executioners (p. 290), da una asombrosa cifra de "2.8 millones de jóvenes y saludables PDG soviéticos" asesinados por los Alemanes, "principalmente por inanición ... en menos de ocho meses" de 1941-42, antes "de que la diseminación de los PDG Soviéticos ... fuera detenida" y los Alemanes "empezaran a usarlos como trabajadores" (énfasis agregado). Hay una buena razón para pensar que ese número de asesinatos excede aún el peor periodo del Holocausto en contra de los Judíos, aunque el número total de asesinados fue menor, y las víctimas Soviéticas fueron sacadas de una mucho mayor base de población. Peter Calvocoressi y Guy Wint escriben en Total War que "El número total de prisioneros tomados por las armadas Alemanas en la URSS estuvo entre los 5.5 millones. De esto, el asombroso número de 3.5 millones o más había sido perdido a mediados de 1944 y la suposición tiene que ser que fueron o asesinados deliberadamente o dejados morir por negligencia criminal. Cerca de dos millones de ellos murieron en campos y cerca de otro millón desapareció mientras era custodiado militarmente o en la URSS o en áreas del fondo; un adicional cuarto de millón desapareció o murió en el tránsito entre el frente y los destinos en la retaguardia; otros 437,000 murieron o fueron asesinados en custodias militares en Alemania o Polonia." Ellos agregan que "Esta masacre de prisioneros no puede ser contabilizada por el peculiar caos de la guerra en el este. ... La verdadera causa fue la inhumana política de los Nazis hacia los Rusos como pueblo y la conformidad de los comandantes de la armada en sus actitudes y condiciones que resultaron ser casi como una sentencia de muerte para sus prisioneros."

Estas pérdidas deben ser puestas en el contexto de la guerra que mató cerca de 40 millones de Rusos, incluyendo grandes números de no combatientes aparte de los PDG. Sin embargo, Alexander Werth escribe que "Junto a los Judíos en Europa, seis millones de quienes murieron en manos de los Alemanes ... el crimen alemán más grande fue indudablemente el exterminio por hambre, exposición y en otras formas de ... prisioneros de guerra Rusos" (Russia At War, p. 634). Dado que la magnitud del generocidio tomó lugar en sólo ocho meses, fue junto con el genocidio en Ruanda, la más concentrada masacre masiva de todos los tiempos, eclipsando los meses de mayor exterminación del holocausto Judío. Fue también sin duda, el más grande acto en particular de asesinato genérico-exclusivo en la historia de la humanidad.

Las secuelas

Los Soviéticos pararon a las armadas Nazis en Moscú en Diciembre de 1941 y eventualmente ganaron el dominio de la Batalla de Stalingrado (1942-43) y la Batalla de Kursk (Julio de 1943). En Abril de 1945, las fuerzas Soviéticas habían apretado la resistencia y ocupado la capital Alemana, Berlín.

Los Soviéticos se vengaron con los millones de PDGs que cayeron en sus manos durante la guerra. Muchos, simplemente, fueron ejecutados; la mayoría fueron enviados a los campos de concentración donde murieron por exposición, inanición y trabajos forzados. Los PDGs alemanes (junto con los Rumanos, Italianos y otros) "[no] fueron tratados, ni remotamente, de acuerdo a la Convención de Ginebra. Miles se congelaron hasta morir y de inanición, o en camiones de redilas, y, una vez en los campos, los trataron como esclavos. La temperatura, el refugio y la ropa eran inadecuados, enfermedades como el tifo eran rampantes, y la comida era tan escasa que en una ocasión ocurrió el canibalismo. En todo lo anterior, al menos un millón, de los 3’150,000 prisioneros Alemanes tomados por la Armada Roja, murieron." (S.P. MacKenzie, "The Treatment of Prisoners of War in World War II," The Journal of Modern History, 66: 3 [September 1994], p. 511.)

Ahora en la Armada Rusa sigue siendo una trampa de muerte para los hombres reclutados -- no en manos de un invasor extranjero. Cerca de 10,000 soldados mueren cada año por novatadas, asaltos, asesinatos y suicidios. Vea el estudio de caso del reclutamiento militar para mayores detalles.

Lectura adicional (en inglés)[ Lectura adicional (en inglés) ]
[ Volver al principal ]   [ Volver al principio ]

Investigado y escrito por Adam Jones. Traducido por Laura Rico.
© Gendercide Watch 1999-2000. Todos derechos reservados.
Los derechos reservados no aplican para usos educacionales u otra activad
sin fines de lucro, si la fuente es citada.

Google
Search WWW Search Gendercide Watch